Bibliografía Foro Miscelánea FanFictions Equipo  


Presentación de Alas Negras en Madrid (parte II)

Como os contaba la semana pasada en la primera parte de esta noticia, estaba transcribiendo el video que hice en la presentación de Madrid de Alas Negras, para poder poneros aquí todas las preguntas y respuestas que los lectores de Laura la hicieron y que ella respondió. El resto de la presentación la podréis ver (si alguna vez consigo completar el video) cuando lo tenga. Podéis leerlo todos. No hay spoilers de ningún tipo, lo que resultó bastante curioso y divertido al tener que forzar la mente para no irnos de la lengua. Espero que os guste porque me ha costado lo mío transcribir todo. Y lo he transcrito tal cual se dijo, ¿eh? Lo más curioso que me ha parecido son las coletillas de Laura... xD 

¿Alguna nueva idea para otro libro?

Sí, aunque lo que me llama la atención es que acaba de salir este libro y... (risas).

Bueno, de todos modos yo tengo la duda de si toda esa gente que está siempre a ver si salen nuevas novedades se toma la molestia de leer todo lo anterior (sí, al unísono) Vale. Bueno, pues una vez aclarado esto... (Y varias veces además) Vale, ya me habéis aclarado que sois insaciables, queréis más y más.(risas)

Bueno, pues ya supongo que si estáis tan al tanto de lo que publico y tal, sabréis que ahora estoy trabajando en una serie que se llama Sara y las Goleadoras, que no es de fantasía, es de una chicas que juegan al fútbol. Todos estos libros son seis libros y hasta que yo no termine con estos seis libros, porque me gustaría escribirlos de un tirón...

De hecho... escribí el primero de Sara, luego Alas negras y luego volví al segundo de Sara y me costó muchísimo volver a encontrar el tono. Entonces dije: "no, mejor lo que voy a hacer es escribir todos los libros de Sara de golpe porque son muchos libros y muy distintos a Alas negras". Es un mundo totalmente distinto, un tono completamente diferente y entonces, al principio, había pensado en intercalar unos libros con otros, pero ahora creo que los voy a escribir todos de un tirón, (los de Sara) y cuando termine con la historia de Sara me pondré a otra cosa. ¿Tengo ideas para nuevos libros? Cerca de una docena. Lo que pasa es que tener una idea no es tener una historia. Yo suelo compararlo, aunque pueda sonar un poco cursi, como una especie de jardín. Un jardín en el que planto una serie de semillas y cada vez que echo un vistazo pues hay unas que han crecido más que otras. Entonces, cuando yo termine los libros de Sara volveré a echar un vistazo para ver cuáles están maduras ya para escribir y la que yo vea que tengo más clara, la que vea que efectivamente es una historia que ya tengo los personajes perfilados y toda la trama y todo eso, pues esa será la que salga. De momento es pronto, porque las historias... digamos que estoy construyendo distintas historias y hay algunas que se queden en ideas nada más, unas para las cuales me falten piezas para completar el puzzle y habrá otras, espero yo, que ya estén listas para ser escritas.

De todos modos sí os puedo decir que de todas estas historias que tengo en mente la mayor parte de ellas son de fantasía. Alguna hay que podría ser de ciencia ficción, pero vamos, que después de Sara y las Goleadoras volveré a la fantasía y eso es lo único que puedo decir por el momento.

 

¿Hay alguna persona que vuelve a aparecer que murió en el primer libro?

Ehm... (risas) A ver, hay personajes del primer libro que mueren y hay personajes a los que se les da por muertos, así que algún personaje al que se le da por muerto no estaba muerto realmente y vuelve. Pero el personaje en el que todos estáis pensando (risas) que le vimos morir (mas risas) o sea,  ¡es que estaba muerto! no es que se le haya dado por muerto, ¡es que se murió! Ese no va a volver. (Oooooh)

 

Se supone que Alas de fuego surgió de un sueño de la muerte de ese personaje precisamente y siempre he tenido la duda de si Alas negras u otro libro ha surgido de algo así tan claro o han ido creciendo poco a poco.

A ver, es que tengo que aclarar una cosa. Yo siempre suelo decir, y los que ya me habréis visto en otras ocasiones estaréis cansados de oírmelo decir, que escribir un libro es como hacer un puzzle. Normalmente cuando se te ocurre una idea no es más que la primera pieza del puzzle, ¿no? Luego las demás piezas del puzzle hay que encontrarlas. Realmente Alas de fuego no surgió completo de un sueño, ¿de acuerdo? Yo en ese sueño que tuve, vi una imagen y esa imagen potente que ya conocéis es de ese momento que a todo el mundo le impacta mucho, ¿de acuerdo? Eso es lo que yo vi en mi sueño. Entonces, cuando me desperté, realmente no tenía una historia. Tenía un personaje que en ese momento estaba destrozado por algo que había pasado y me llamó mucho la atención esa imagen y lo que hice fue construir una historia para ese personaje, ¿de acuerdo? Pero no surgió todo de un sueño, ni mucho menos.

Yo que sé, toda la historia de Gorlian, toda la situación de Ahriel, todo eso, realmente, incluso prácticamente toda la trama, surgió después. Fue cuestión de ir pensando y elaborando una trama para que esa imagen que yo había visto pudiera encajar dentro de una historia. En el caso de Alas negras, no hubo esa pieza inicial. Tenía la base de Alas de fuego y entonces lo que hice fue pensar que, con toda la trama de Alas de fuego, con todas las cosas que habían pasado, con todos los elementos que quedaban y que había planteado en Alas de fuego, ¿qué trama podía construir a raíz de eso?. Y pensé:  "bueno si yo fuese Ahriel, si tengo un objetivo (que ya sabéis cuál al final de Alas de fuego) ¿cuál es el primer paso que yo daría?". Entonces, a partir de ahí, de alguna manera fui construyendo un poco lo que era el inicio, lo que hacía al principio Ahriel y qué consecuencias traería eso. Luego, aparte de eso, había otros elementos en Alas de fuego que al releer el libro me di cuenta de que no estaban muy aprovechados. El tema de los engendros por ejemplo, el de esta banda de nigromantes que son los que montan todo esto y no sabemos muy bien de dónde han salido... Todas esas cosas yo pensé que valía la pena desarrollarlas más porque en Alas de fuego no estaban más que insinuados,  estaban un poco explicados por encima. ¿De dónde había surgido todo eso? Pero, yo por lo menos, sabía que todo el mundo se quedó con las ganas de saber qué pasaba con ese objetivo que tenía Ahriel, y con esa cosa que estaba buscando, ¿no?  Pero yo después de releer Alas de fuego pensé: "bueno vale pero es que aparte de esto, si yo fuese un lector de Alas de fuego, yo creo que me quedaría con ganas de saber mas cosas" y yo misma como escritora pensé: "pero cómo pude desaprovechar tanto el tema de los engendros, el tema de los nigromantes, el tema de lo que es la magia negra, el tema de las invocaciones a los demonios que salía también al final..." y que aparece todo como muy por encima ¿no? Y entonces yo dije: "¡ostras! si escribo la segunda parte de Alas de Fuego todo esto tiene que volver a salir y tengo que desarrollarlo más y tengo que dar una explicación coherente". Entonces yo creo que Alas negras lo construí mas bien con los elementos que ya tenía cerrados un poquito más y creado toda una trama nueva con todo eso, ¿no?

Entonces sobre si hay algún otro libro mío que ha surgido a raíz de una imagen de un sueño... a mí me parece... ahora mismo creo que no. Siempre hay una primera pieza en todas las historias, pero esa primera pieza no hace la historia, o sea no es únicamente... En este caso yo creo que lo que quizá le dé tanta fuerza a Alas de fuego es que esa primera pieza es uno de los momentos mas potentes de la historia, pero en otros libros que también ha funcionado muy bien esa primera pieza, pues no era un momento importante. En otros libros pues a lo mejor esa primera pieza era un nombre como en el caso de Dos velas para el diablo, por ejemplo, o un personaje, como fue el caso de Finis mundi o... no sé. Cada historia, de alguna manera, tiene un principio y ese principio es diferente en cada momento.

 

Has "escribido" sobre todas las criaturas que podías: dragones, unicornios, ángeles, demonios... de todo. ¿Tienes alguna preferida entre todas ellas?

Pues... normalmente tengo preferencias acerca de... Es curioso porque si estoy trabajando sobre un tema en concreto, en ese momento, esa es mi preferencia, ¿de acuerdo? Pero por ejemplo, hay gente que me ha dicho  "bueno, a ver, escribiste Dos velas para el diablo en el cual salían ángeles y demonios y aquí en Alas, tanto en Alas de fuego como en Alas negras, también sale el tema de los ángeles pero desde otra perspectiva, ¿entonces significa que a ti te gusta especialmente los ángeles y los demonios?" Digo, "hombre, a mí me parece que dan mucho juego en una novela porque se supone que son la luz y la oscuridad, son fuerzas contrapuestas y entonces se pueden hacer muchas cosas y se pueden crear muchas tramas interesantes con ese tema". Pero yo creo que ya los he tratado desde dos puntos de vista. Desde el punto de vista de los ángeles de Alas de fuego pues son así como más materiales y creo que más que ángeles tradicionales son más bien un tipo de criaturas que parecen humanas y que tienen alas, y eso es lo que tienen de ángeles, nada más. En Dos velas para el diablo sí que se acercan más a lo que es la tradición, o por lo menos están inspirados en la tradición, y es otro punto de vista distinto, ¿no? Entonces se supone que ahí son las fuerzas de la creación y la destrucción y que llevan viviendo en Dos velas para el diablo en un mundo prácticamente desde el principio de los tiempos, ¿no? Entonces, al ser dos perspectivas distintas, yo considero que todo lo que tenía que decir sobre este tema ya lo he dicho. Entonces no creo que vaya a escribir otro libro sobre ángeles y demonios. No sé si me explico. Lo mismo pienso sobre que el tema de los unicornios ya los trabajé mucho en Memorias de Idhún y no creo que vuelvan a salir. El tema de los hombres lobo también. Lo trabajé por ejemplo en Fenris, el elfo en el caso de un personaje que es hombre lobo desde, prácticamente, casi que nace, en plan clásico total:  te muerde un hombre lobo, te conviertes en hombre lobo. En Memorias de Idhún también aparece el tema de los hombres lobo, pero desde un punto de vista totalmente distinto. Entonces yo no creo que tenga preferencias. Creo que una vez que he dicho todo lo que tengo que decir acerca de una determinada criatura, de un determinado personaje... ya deja de interesarme tanto. Entonces ahora mismo me interesarían otro tipo de criaturas. Recuerdo que cuando estuve trabajando en Memorias de Idhún, había un momento dado, en el segundo libro, en el cual Kirtash entrenaba contra un golem de piedra y hubo un momento en el que pensé: "¡qué pena lo del golem, qué pena no poder desarrollarlo más, qué pena que no sea más que un episodio porque el tema del golem es también una criatura muy interesante! Bueno, cualquiera que haya leído el Señor de los Etéreos habrá visto que hay golems por todas partes. Efectivamente porque pensé "tengo que retomar este". Suele pasar un poco así: topo con una criatura que me doy cuenta que puede dar mucho juego y escribo un libro en el cual aparece esa criatura o tiene una importancia determinada. Pero una vez explotadas todas las posibilidades que yo pienso que tienen, pues ya no tiene sentido que las vuelva a tratar. A no ser que en un futuro... A lo mejor en un futuro se me ocurre otra manera de enfocar el tema de los ángeles y los demonios y escriba otro libro sobre el tema, pero lo veo complicado. ¿Más cosas?

 

Ahora que hablabas de las criaturas y eso... ¿vas a hacer algo sobre los vampiros?

Ya tengo un libro sobre vampiros, se llama La Hija de la Noche. Yo sé que no son vampiros tan guapos como Edward Cullen (risas) pero es una historia distinta del mito del vampirismo, ¿no? Pero... no sé. Yo creo que ahora justamente que todo el mundo est... ¿Os acordáis que os he comentado que tengo como 12 historias pendientes? Hay una en la que aparecen vampiros. El problema es que como ahora todo el mundo escribe sobre vampiros, yo creo que si escribo esta historia será cuando los vampiros ya no estén de moda, o sea que todavía tendréis que esperar un tiempo.

 

Yo quería preguntar... ¿tienes algún problema con los ángeles?

No... (cara incrédula)

¿Te caen mal o algo?

¡Qué va!

Es que, en todas tus novelas, siempre los presentas como seres soberbios, orgullosos, fríos...

No, no creo que sea tanto así. Lo que pasa es que son perfectos. Entonces el hecho de ser perfectos, en el sentido de ser moralmente perfectos, eso los distancia mucho de nosotros. Entonces claro, yo no es que los presente como seres soberbios es que intento ponerme en su lugar. Intento ponerme en su lugar y yo me imagino que si tienes las cosas muy claras y siempre haces el bien y siempre haces lo que crees correcto, cuando te encuentras con un humano que se equivoca, que hace las cosas mal, que de vez en cuando se deja llevar por... no sé, digamos por unos instintos quizá más destructivos, que no siempre hace lo que debería hacer... pues hombre, no sé, yo entiendo que ellos se consideren en la... digamos un poco superiores a nosotros. Y si realmente existen los ángeles y son así, tienen todo el derecho del mundo a sentirse así, ¿no? Se supone. Porque se supone que nosotros comparados por ellos somos más imperfectos, nos dejamos llevar por el... Somos tentados por el mal y se supone que los ángeles no pueden sentirse tentados por el mal, ¿no? Entonces, desde ese punto de vista, no es que los ángeles me caigan mal, es que pienso que desde el punto de vista humano yo a los ángeles los vería como muy distantes, precisamente porque son muy diferentes a nosotros en ese sentido, ¿no? O sea, no sé. Estoy pensando por ejemplo, aunque no tenga nada que ver, pero pensad por ejemplo en el tema de los superhéroes. ¿Qué superhéroes son los que más han llegado a la gente? Pues aquellos que tienen debilidades humanas, que no son pluscuamperfectos, que se pueden equivocar, que se pueden cometer errores. Los que son perfectos, que nunca se equivocan y todo lo hacen bien, los vemos como más fríos, más distantes. Y, aunque los ángeles son superiores, se supone que son ese ideal de perfección. A mí con los elfos me pasa igual. Yo también veo a los elfos más distantes justamente porque se supone que son superiores a los humanos, ¿no? Y yo pienso que los ángeles tendrían más razones para sentirse superiores a los humanos, porque lo son. Entonces claro, desde el punto de vista humano yo creo que los veríamos distantes, y desde el punto de vista de un ángel yo creo que ellos nos mirarían un poco con paternalismo, ¿no? Algunos ángeles nos dirían: "¡puf! Estos humanos qué imperfectos que son." Y otros dirían "Tendremos que cuidarlos y vigilarlos porque ellos solos no saben" ¿no? Entonces desde ese punto de vista, de alguna manera, tienen esa razón, creo yo, al menos los ángeles de mis libros, de sentirse así y mirarlos un poco como desde arriba porque es que están en un plano... aunque solo sea moralmente, son superiores a nosotros en ese sentido, por lo menos desde su punto de vista, ¿no? Entonces claro... no sé. No es que me caigan mal, ni mucho menos, pero creo que dan más juego los personajes que dan más debilidades.

 

Ahora que ha salido el tema de la manía de los ángeles... No es solo que sean fríos y tal... ¡Es que les tratas fatal! Los ángeles de Dos velas para el diablo, ¿qué les está pasando? ¿Al pobre ángel de Alas de fuego qué?

Sí. Sí, sí. Es que... (risas) Es que yo pienso...

¿Qué historia trata bien a los ángeles?

No, no sé. No, no les tengo manía, de verdad. ¡De verdad que no! (risas) De verdad que no. La gente piensa que los personajes que mato o sufren les tengo manía y eso no es verdad. O sea, normalmente, yo siempre hago lo que pienso que es mejor para la historia. Entonces, el hecho de que haya un determinado personaje que muera o lo pase fatal no significa que me caiga mal. De hecho, los personajes que me caen mal normalmente no... Hay muy pocos personajes que me caigan mal, pero los que me caen mal les doy muy poca cancha. No trato casi mucho sobre ellos. Les dejo muy aparcados. Entonces, si veis un personaje que chupa mucha cámara, por mucho que sufra os aseguro que me cae bien. Entonces, yo normalmente lo que tengo que hacer es, independientemente de mis preferencias personales, tengo que hacer lo que sea mejor para la historia. Entonces si a un personaje le tengo mucho cariño. Si la historia, si la trama es importante que sufra, que lo pase mal o que muera en un momento dado, pues con todo el dolor de mi corazón lo haré porque tengo que escribir siempre lo que sea mejor para la trama. De hecho, si Ahriel no lo pasara tan mal, la historia no sería ni la mitad de interesante, porque la gente se identifica con ella. Porque nos preocupa lo que le pase, ¿no? Si toda su vida fuera perfecta y feliz, pues ¿qué historia tendríamos en Alas de fuego? Ninguna. Entonces, claro, si el personaje de Ahriel me cayese mal, y por eso sería la razón teórica de que sufriese tanto, ¿le habría dedicado un libro entero? ¿dos libros enteros? No, qué va. Pero entonces, claro, cuando los hago sufrir no es porque sea sádica ni porque disfrute haciéndolos sufrir, sino porque es que realmente la historia lo pide. Entonces en el caso de los ángeles... no estoy tan segura de que... de verdad que no les tengo manía, pero es que... (risas) Pero es que pienso que es impactante para la historia, ¿sabes? Sobre todo si un personaje esencialmente bueno lo pasa mal... Si un personaje malo lo pasa mal, nos da igual. Pero si un personaje bueno lo pasa mal, pues sufres con él. Entonces quizá por eso los personajes que son esencialmente buenos lo pasan tan mal, pero yo creo que al final las cosas siempre suelen resolverse satisfactoriamente para ellos, ¿no? Que Ahriel lo pasa muy mal, pero bueno pues ehm... yo qué sé... No lo quiero destripar pero bueno, que las cosas al final del todo no le van tan mal después de todo, ¿no? Y en cuanto a los ángeles de Dos velas para el diablo... bueno, es que realmente yo pienso que su historia es mucho más impactante si la cuento así. Y además, de alguna forma, no es que quiera ser pesimista, pero de alguna manera teniendo en cuenta todo lo que es la mitología que yo inventé para Alas de fuego. Para la historia tenía sentido que los ángeles estuvieran así, no sé si me explico. Y que conste que me caen mejor los ángeles que los diablos, ¿eh? Aunque no lo parezca.

 

En Dos velas para el diablo me fijé mucho en el tono como muy coloquial que se usa en el libro. Y me puse a mirar los otros y en cada uno se hace como si.... tiene un tono. ¿Es según te va saliendo o lo adaptas para cada libro?

No, yo creo que el tono del narrador normalmente, por lo general, yo creo que es siempre el mismo. Por lo menos el mío, ¿sabes? Tengo la sensación de que cuando yo soy la narradora digamos que tengo una forma de escribir y que soy reconocible prácticamente en todos mis libros. Pero en Dos velas para el diablo, la narradora no soy yo. O sea, yo soy la autora del libro, pero la narradora, la persona que cuenta la historia es Cat. Es una chica de dieciséis años. Entonces eso fue un reto para mí porque se suponía que yo tenía que hablar desde el punto de vista de ella. No solamente cuando ella hablaba en los diálogos, sino durante toda la novela. Entonces por eso Dos velas tiene un tono diferente. Debe tener un tono diferente porque Cat no habla igual que yo, o no debería hablar igual que yo. Y por eso es más coloquial, más diferente también, es distinto... Hay gente que me ha dicho por ejemplo que al principio de... que hay momentos en la historia que sí se nota que Cat habla más como yo. Eso es bueno, pues deslices, momentos en los que la autora se mete un poco por la historia, pero no debería ser así. De hecho, en Dos velas para el diablo, el tono tiene que ser totalmente distinto porque en teoría lo escribe otra persona. En teoría lo escribe Cat, ¿vale?

 

Has dicho que no vas a volver a escribir sobre ángeles.

En principio no.

Sin embargo en Dos velas para el diablo el final da un poco como si la historia pudiera continuar...

Sí, pero no. (risas) La historia de Dos velas no continua, es una historia cerrada.

Así que... ¿no?

Sí. (risas)

 

¿Qué dificultad te has encontrado, la mayor, en Alas negras?

A ver, yo creo que la mayor dificultad sobre todo ha sido las referencias a Alas de Fuego. Me explico: Hay que tener en cuenta que Alas de fuego es un libro que escribí hace cinco años. Entonces había muchos detalles que ya no recordaba. Había un montón de cosas que... bueno pues que no... Tenía que volver a refrescarlo y entonces volví a leer el libro otra vez, pero constantemente tenía que estar consultando. O sea, yo construí la historia de Alas negras, pero constantemente, mientras iba escribiendo, tenía que ir consultando el primer libro para ver. "A ver, esto que digo realmente es así, no es así... este personaje que aparece ahora, esta historia que está contando, ¿se corresponde con la historia de Alas de fuego?" Entonces yo creo que lo más difícil ha sido que las dos historias encajen completamente y que no haya cabos sueltos. O sea, que no diga cosas en Alas negras que contradigan cosas que se digan en Alas de fuego, no sé si me explico. Entonces, claro, cuando escribes dos libros, los dos seguidos, la historia la tienes mucho más fresca y entonces de alguna manera es mucho más fácil, pero siendo que ya la tenía totalmente olvidada... y que había escrito mucho desde Alas de fuego hasta Alas negras, y aparte de que yo misma también he cambiado y he evolucionado como persona y como escritora, pues ahora mi punto de vista es distinto. Entonces claro, a la hora de construir Alas negras, toda la trama tenía un sentido solamente si encajaban perfectamente con Alas de fuego. Y aún así había cosas que se me escapaban. Había cosas que no cuadraban con la primera parte, ¿no?

De hecho, hay una anécdota muy graciosa que consiste en que uno de estos personajes a los que se les da por muertos... De hecho hay dos personajes a los que se les da por muertos en Alas de fuego y luego vuelven. Pero uno de ellos, efectivamente... Pero se les da por muertos porque en un momento dado en Alas de fuego se dice "sí, porque había pasado mucho tiempo y mengano había muerto y fulano había muerto" Y prácticamente me he cargado a todas las personas de Gorlian (risas) y claro, luego pensé: "¡Cómo se me ocurrió decir que fulano y mengano estaban muertos! ¡Porque ahora los necesito!" Y es que ni siquiera... Entonces en uno de los casos sí que era consciente que se había dicho que este personaje había muerto, entonces dije: "vale, pues vamos a hacer que realmente no ha muerto, si no que fingió su propia muerte y tal para poder tal y tal" Entonces todo eso yo ya lo tenía muy pensado para que nadie me pudiera coger por ahí. Entonces, cuando ya tenía la primera versión del libro escrita, se la pasé a una serie de personas para que le echara un vistazo y alguien me dijo: "oye, no sé si es un error o lo vas a explicar más tarde, pero aquí dices que fulano está vivo y a mí me suena que dijiste en Alas de fuego que estaba muerto". Dije: "naah, no, no, qué va. Yo no he dicho que está muerto, ¿no?". "Sí, sí, sí" y además me dijo la página. Y lo vi y dije: "¡VAYA!" (risas) La página donde decía "y había pasado muchos años y fulano estaba muerto y mengano también y tal" Y dije: ¿¡por qué?" (risas) Es que han pasado cinco años, lo ha leído muchísima gente y a lo mejor la gente no se ha dado cuenta de esto en concreto, pero ahora que estamos haciendo... De hecho, tuve la tentación de llamar a Ana y a Juanjo y decir: "oye, ya que estamos haciendo la reedición de Alas de Fuego, ¿por qué no podemos borrar esta frase? A lo mejor nadie se da cuenta" (risas) Entonces, como ya estaba el libro escrito, bueno... cuando lo leéis os daréis cuenta que decidí tomármelo con humor. Ya que había metido la gamba en eso dije "vámonos a tomarlo con humor". Y este personaje efectivamente reaparece, pero cada vez que reaparece la gente dice "¿pero tú no estabas muerto?" Y entonces... es una especie de chiste recurrente del libro, ya lo veréis, y se debe a la torpeza de la autora que no fue capaz de darse cuenta. Y que conste que me releí el libro varias veces para asegurarme de que todo encajaba, ¿no? Pero claro, cuando pasan cinco años entre una trama y otra e intentas hacer una trama tan complicada como es la de Alas negras para que encaje con la de Alas de fuego pues hay cabos sueltos y algunos pueden ser cositas muy pequeñas, porque presté atención a los detalles más pequeños, peeero se me pasó por alto la muerte de un personaje y eso sí que es imperdonable totalmente.

 

Juanjo: La ventaja de tener el micro es que no tengo que pedir turno de palabra. Algo que tenía muy claro y que intuía perfectamente siguiendo tu página y los comentarios de tus lectores es que no necesitas críticos literarios. ¡Si los mejores críticos literarios sois vosotros! ¿Para qué necesita críticos literarios? ¡No se os escapa ni una! Es impresionante. Lo cual dice mucho de vosotros, lectores de Laura. Evidentemente, está claro que la tomáis con muchísimo interés y que no os perdéis detalle. Sois los mejores críticos literarios, desde luego, de sus obras. No hay duda.

Hombre, yo prefiero que me digan las cosas que fallan ANTES de que salga el libro, no después, para poder corregirlas (risas). Entonces, el tema es, justamente por eso que comentabas, yo ya soy muy consciente de que si hay algo que no encaja, si hay algo que no está bien explicado, si hay algo que no está claro o algún error, sé que cuando salga el libro la gente me lo va a decir. Entonces, ahora ya intento curarme en salud y reviso los libros miles de veces para que no haya errores, para que las cosas tengan sentido, para que no haya contradicciones y todo eso. Entonces yo creo que en ese sentido... hombre, alguna errata se puede escapar alguna vez, pero vamos "errare humanum est" como dicen, no somos ángeles y se nos puede escapar alguna cosilla, pero... pero vamos yo pienso que si justamente ahora... Además se nota mucho. Yo creo que se nota la evolución de Alas de fuego a Alas negras, no solamente porque la historia está más trabajada y yo creo que he aprendido a escribir más y mejor con todo este tiempo, y además una trilogía de 2000 páginas algo también tiene que hacer y.... Pero no, aparte de eso, no solamente mi evolución como persona y escritora, es que yo misma me he dado cuenta de la influencia de vosotros, de mis lectores, en esto porque Alas de fuego digamos que es una trama que la escribí y que efectivamente está trabajada y todo eso, pero que yo noto que está menos trabajada que la de Alas negras. Y lo noto porque en aquella época todavía no tenía tanto feedback de los lectores y por tanto pues... bueno, pues escribía el libro y si había alguna cosa que no cuadraba pues no pasaba nada, ¿no? Pero ahora soy tan consciente de que la gente lo va a leer que analizo hasta el último detalle y me aseguro de que la trama esté perfectamente hilada y que no haya ningún cabo suelto, en el sentido no de que queden finales abiertos o cosas así, porque para mí eso no es ningún cabo suelto. Para mí un cabo suelto es una cosa que queda por explicar, es una cosa que de alguna manera no cuadra, es un personaje que dice algo y luego hace una cosa distinta... Son cosas que no encajan, ¿no? Entonces es posible que en Alas de fuego ocurra una cosa de esas, pero en Alas negras espero que no. Espero que no porque me lo he tomado con mucho más interés justamente por eso, porque ya soy más consciente de que la gente lo lee.

 

Mi pregunta es si has puesto algo personal tuyo, de tu carácter en Ahriel o en alguno de los personajes de la trama o si te gustaría ser como alguno de los personajes.

Ehm... no. A las dos cosas (risas). No, no, los personajes no son como yo. No son como yo, son todos inventados, entonces... yo como autora tengo la obligación de conocerlos a todos muy bien y de ser capaz de implicarme hasta el punto de poder hablar desde su punto de vista. Desde el punto de vista de todos ellos, no de solamente la protagonista, sino incluso también del personaje ese que todos odiáis y no voy a decir su nombre, pero yo sé que muchos de vosotros disteis un grito de alegría cuando la visteis caer por ese agujero (risas). Pero de todos modos yo soy perfectamente capaz incluso de escribir desde su punto de vista y comprenderla. A pesar de que ella no es como yo, ¿no? Ni yo soy como ella, pero yo la entiendo. Entonces en ese sentido conozco muy bien a todos los personajes y los entiendo muy bien, los comprendo perfectamente. Sí que es verdad que hay determinados personajes con los que digamos estoy más de acuerdo o digamos que piensan más como yo, o menos como yo en algunas cosas, no en todas. Pero no hay ningún personaje que sea como yo o que esté inspirado en mí, ¿no? No, porque... no. Porque realmente son historias de fantasía y yo no he vivido en esas... Y luego si me gustaría ser como alguno de ellos, pues... la verdad es que cuando era más jovencita y más feliz y más alegre en la vida yo pensaba "sí, ojalá viviera las historias de los libros que leo, las historias de los libros que escribo. Qué guay vivir aventuras y tal". Pero... ahora, párate a pensarlo. A mí no me gustaría para nada, para nada, estar en la piel de Ahriel... ¡ni loca! vamos, ¡no! Con lo mal que lo pasa la pobre. Entonces yo creo que me he vuelto comodona con los años, pero he llegado a adoptar un poco una actitud hobbit con respecto a este tipo de cosas. No sé si habéis leído El Hobbit, que hay un momento dado en el que Bilbo Bolson comenta que no quiere salir de aventuras. Que las aventuras son esas cosas terribles e incómodas que retrasan la cena. (risas) Entonces yo, de alguna manera, me siento un poco así y digo "¿para qué quiero vivir aventuras con lo bien que estoy en mi casa leyendo en el sofá?" Y puedo vivir todas las aventuras que quiera y no tengo que pasar por todos estos peligros y sufrir todas estas incomodidades que sufre esta gente, que tiene que dormir al raso, que tiene que luchar en guerras, que lo pasa fatal, que no sabe si va a sobrevivir mañana... Yo estoy muy bien en mi casa con mi vida. No querría ser como ellos, la verdad. Me gusta ser como soy.


Escrito por Alexia el Domingo 30 de Noviembre de 2008.


¡Escribe tu comentario!
La Web no se hace responsable de las opiniones vertidas por los usuarios.

Feérica dijo:
Me reí mucho en la resentación. Mira que no me imaginaba yo que Laura era divertida. Me acuerdo del Ooooh ese en la segunda pregunta. Genial la presentación. Ojalá haya pronto otra aquí en Madrid.
Domingo 30 de Noviembre de 2008, 00:42


Rocy dijo:
Gracias por transcribir las preguntas Alexia! Menude curre te has dado^^

Qué pena no haber podido ir, me lo hubiera pasado bien.
Domingo 30 de Noviembre de 2008, 00:42


Cronista dijo:
Sí, felicidades ^^ un trabajo estupendo. Y las respuestas de Laura son geniales. ¿Qué será lo próximo con lo que nos sorprenda? Esperaremos...
Domingo 30 de Noviembre de 2008, 00:42


Joaquín dijo:
Que suerte que tienen los que pudieron asistir al evento y poder conocer a Laura. Me ha encantado la entrevista, y hay muchos detalles que la hacen mejor como escritora. Me ha fascinado la idea de no escribir o repetir el tema de los vampiros hasta que pase esta moda que quizás comenzó con Crepúsculo o que viene de antes con Crónicas Vampíricas. Eso quiere decir que Laura es una profesional, y que no vive de vender un libro, sino que vive porque quiere tener lectores que sean fieles a sus entregas, a su trabajo y no que compren lo que está de moda.
Por como se desarrolló la entrevista, imagino que ha sido muy divertido, jaja que hasta puedo imaginarme las caras de Laura! Y la desepcion de los lectores al saber que no volvió quien murió!
He entendido lo que Laura quizo decir sobre los ángeles, y eso que no he leido los libros que tocan la temática...quizás la comprenda por eso jaja.
Bueno, creo que voy a releer mañana las preguntas porque son por demás interesantes, suerte!
Domingo 30 de Noviembre de 2008, 00:42


carol dijo:
jajaja, si que fue interesante. qué mala eres, has puesto tal cual lo de la chica que dijo "escribido". ¿seguro que laura dijo "el señor de los etereos" y no "la emperatriz"? y otra cosa que creo que dijo en latín: "errare humanum est". Es raro esto de las trascripciones, cuando oyes hablar a alguien no te das cuenta de todas las muletillas y frases cortadas hasta que lo lees tal cual por escrito. buen trabajo =)
Domingo 30 de Noviembre de 2008, 00:42


Alexia dijo:
Sí, dijo Señor xDDDD
Y sí, es cierto lo de la cita en latín, ahora lo cambio. ^^
Domingo 30 de Noviembre de 2008, 00:42


K_s dijo:
Qué trabajo Alexia.

Muchísimas graciaaaas, me he reído un montón. Creo que es la presentación más divertida que ha habido en Madrid, ¿no? A Laura se la lee muy natural, muy cómoda...


*____*


Aiiissh aish aish
Domingo 30 de Noviembre de 2008, 00:42


Wiz dijo:
Deberías añadir al final de la pregunta de los vampiros (aplausos). Concretamente, los míos. Me emocionó muchísimo cuando hizo ese comentario, porque la verdad es que estoy bastante harta de los vampiros, de que comparen a Meyer con Laura, y toda esta "mitología" que se está desarrollando a su alrededor... De verdad, que me arranqué a aplaudir cuando lo dijo. La gente a mi alrededor me miró rarísimo xD

Y, bueno, que muchas gracias por transcribir este magnífico encuentro ^^ Me había dado cuenta de lo mucho que se cortaba Laura, pero no de que usaba tantísimas muletillas, es muy gracioso xD También leer mi pregunta (la del sueño) y ver lo pava que soné... xD

Un beso!
Domingo 30 de Noviembre de 2008, 00:42


kRn dijo:
heii! ssi que está genial wow grasss por escribirlo todo! te ha de haber costado muxisimo! jaja me gustó mucho la presentación .D
Domingo 30 de Noviembre de 2008, 00:42


 

¡Síguenos en nuestras redes sociales!

       

Mándanos tus propuestas, dibujos, opiniones, colaboraciones, viñetas...
correoidhun.net 

¡YA A LA VENTA!

 

La antología Por una rosa​ está disponible en México, Argentina, Colombia, Chile y Uruguay

Cuando me veas ya está disponible en Colombia y Ecuador. Próximamente en Argentina y México.

El 24 de agosto saldrá publicado Convulsión (tercera parte), el cómic número 13 de Memorias de Idhún


Idhun.net © 2017

Idhun.net no tiene afiliación con Laura Gallego, SM, Montena, Minotauro, Planeta, Bruño, Laberinto, Alfaguara, Edebé, Destino, Brief, Algar ni Pearson-Alhambra.

Muerte a Kirtash